El viento sopla: Todo se conjuga

The-Perfect-Job

En medio de una plática de trabajo tuve una pequeña epifanía…

Si bien es cierto que “el trabajo perfecto” no existe, hay puntos en la vida donde uno tiene que hacer una pausa y preguntarse si eso a lo que uno dedica horas de su vida realmente vale la pena. Hace unos años me hice esa pregunta y los resultados fueron un cambio total de vida.

Pero hoy me pasó algo totalmente al revés. Durante muchos muchos años me había preguntado para qué rayos me iba a servir lo que sé o haberme especializado en determinada área. Me había preguntado en qué momento las experiencias de vida que había tenido me iban a servir de algo. En qué momento las cosas que más me gusta hacer se iban a conjuntar en una sola.

Uno siempre piensa que el momento donde todo se conjugue va a llegar con bombo y platillo, que vas a estar en medio de un escenario con las luces apuntando hacia a ti y vas a decir: “esto era, para esto me preparé toda la vida”.

Pero lo cierto es que a veces el día llega y muchos no ponemos atención. Llevo más de medio año en este trabajo y es la primera vez en mi vida que no me veo haciendo nada más, es la primera vez que digo: “wow, todo se conjuga” o “todo lo que aprendí por fin está teniendo una aplicación práctica”.

Y lo más increíble es que sé que, si por mi hubiera sido, jamás hubiera llegado a este trabajo, sé que Dios me puso en el momento correcto con la gente correcta para poder cumplir Su plan conmigo.

Y también sé que aunque todo terminara hoy o en 50 años, el tiempo que he invertido ahora habrá valido la pena, cada minuto planeando, escribiendo y creando no sólo se refleja en un trabajo temporal sino que dura hasta la eternidad… y eso para mi es más que suficiente.

2 thoughts on “El viento sopla: Todo se conjuga”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *